Calendario del embarazo

Futuro padre

Es curioso observar como algunos padres experimentan situaciones típicas de su pareja embarazada, como engordar, tener náuseas matutinas, antojos y dolores de espalda…

Síntomas físicos

Las investigaciones revelan que hasta un 60% de los hombres presentan alguna clase de síntomas físicos cuando las mujeres están embarazadas. Se supone que estos cambios son consecuencia del anhelo del hombre por participar, por tener un papel más activo en un embarazo que también va a transformar su vida. Con ello se prepara para su nuevo papel de padre.

Buscar asesoramiento

En la mayoría de las culturas occidentales se espera que el padre tenga una participación activa durante el parto, pero es gracioso observar que apenas reciben orientación al respecto. ¿Qué tienen que hacer?, ¿qué deben sentir durante los nueve meses?

El papel que ha desempeñado su propio padre no suele servirle de mucho. A veces, las bromas de buena fe de los amigos y compañeros de trabajo no contribuyen a aliviar su ansiedad, sino todo lo contrario.

Esta tensión puede incrementarse en los momentos que el hombre acompaña a su pareja a las visitas de revisión preparto y otras actividades "sólo para mujeres". El padre expectante se siente raro, sin saber dónde ponerse, que mirar o que hacer.

También es, en algunos casos un duro choque ver a otra persona tocar y examinar a su mujer de forma tan íntima, sin nadie que le pueda ayudar a entender esas emociones, quedándose con preguntas que tiene en la mente por miedo a quedar como un tonto.

Síntomas emocionales

Muchos hombres también experimentan cambios emocionales durante el embarazo, como malhumor y depresión. Estos síntomas pueden estar relacionados con su preocupación por perder el amor, la atención y el afecto de su mujer cuando nazca el bebé, como sucede a veces con los hermanos mayores.

La madre gestante prepara el hogar para la llegada de su hijo: comprando la ropa, los pañales…El hombre suele hacer lo mismo, presentando conductas e inquietudes previsibles durante el embarazo, como la protección de su familia, instalando nuevos cerrojos o reparando cosas en la casa. Otros se preocupan por ganar dinero suficiente, aceptando trabajos adicionales.

Formas de autoayuda

A veces el futuro padre no tiene la menor idea de cómo actuar durante el embarazo, pero la solución puede ser muy sencilla, como una conversación sobre sus preocupaciones para hacerles frente y posiblemente de resolverlas también.

También es una forma de reflexionar abiertamente sobre la clase de padre que le gustaría ser.

Puede ayudarle hacer una lista, como la siguiente:

1. Hable con su mujer sobre los sentimientos que siente al saber que va a ser padre.

2. Acompáñela en las revisiones preparto que le sea posible. Recuerde que también usted puede plantear preguntas.

3. Asistan juntos a las clases de preparación para el parto.

4. Comparta sus temores con su cónyuge y, si es posible, con otros hombres. Con ello se evita la sensación de aislamiento, que puede deteriorar una relación.

5. Hable con su hijo antes de que nazca. Aparte de resultar divertido, el niño tendrá para usted una presencia más real, y su voz le sará familiar una vez que esté fuera.

Y ante todo, sepa que puede que su compañera está igual, o más asustada y preocupada que usted, ya que va a ser ella, la que va a llevar el bebé encima durante estos nueve meses.

Señales de agobio

A veces puede necesitar un poco de ayuda extra, como muchos otros padres expectantes. Un indicio de ello es realizar todo tipo de proyectos adicionales. Esto puede deberse a que aun tiene problemas no resueltos.

La mejor solución es volver a hablar con su mujer, con sus amigos o con otros hombres. También puede acudir a un profesional que le preste asistencia psicológica durante esta época.

A continuación se describen algunos problemas que puede tener un padre al enfrentarse a un embarazo, y que tal vez necesiten ayuda adicional:

Es común sentir algunos o todos de estos síntomas durante el embarazo. También la mujer los siente. Algunos de estos trastornos pueden durar mucho tiempo, otros pasan rápido, pero sus consecuencias son positivas, ya que ayudan a reflexionar sobre las cosas importantes de la vida.