Calendario del embarazo

Semana 22 del embarazo

El bebé

El bebé puede ya fruncir el ceño. E incluso tiene cejas con las que hacerlo. Estos finos pelillos, al igual que los de la cabeza, todavía no contienen pigmento: son blancos. También sus párpados están completamente desarrollados, aunque estarán cerrados hasta las 28 semanas.

Las extremidades ya tienen sus proporciones adecuadas, y el bebé no para de moverlas: da patadas, mueve los brazos, aprieta las manos… Las uñas ya son como las de una persona adulta, cubren las puntas de sus dedos por completo. Y no dejan de crecer, por lo que puede que nada más nacer tenga que cortárselas.

El bebé ya mide más de 24 centímetros, pero todavía no pesa mucho: sólo unos 370 gramos, ya que sólo tiene un 1% de grasa corporal. A partir de ahora, irá acumulando capas de grasa que le ayudarán a producir y mantener el calor corporal.

Esta grasa es similar a la que la madre acumula durante la gestación.

La mujer

Pese a los dolores ocasionales, esta es la mejor etapa del embarazo. La barriga ya se nota, por lo que la madre ya se siente embarazada y todo el mundo lo nota.

Seguramente tendrá menos nauseas, o ninguna y vuelve a tener apetito. Aun no tiene problemas para levantarse de la silla o atarse los zapatos. Disfrute de este momento.

Si se pone enferma, un resfriado, una gripe… se lo tiene que decir al médico antes de tomar ningún medicamento.

Para recuperarse lo antes posible, beba más líquido y trate de comer de manera regular. Un caldo de pollo o verduras es cálido, líquido y nutritivo: un gran reconstituyente. No perjudica al bebe que la madre no coma bien durante algunos días, pero pasará antes la enfermedad si se alimenta correctamente.

Como hemos comentado durante las semanas anteriores, durante el embarazo las articulaciones se aflojan para separarse más fácilmente durante el parto. Gracias a esto, la flexibilidad aumenta, pero también puede provocar algún dolor, sobre todo en la zona púbica (en la sínfisis púbica, la articulación central del hueso púbico).