Calendario del embarazo

Semana 7 del embarazo

El bebé

La semana pasada se cerró el tubo neural. Esta semana, se está formando el cerebro que, aunque este órgano no completará su desarrollo hasta mucho después del nacimiento, sus secciones principales se crean ahora. Conforme avance la semana, el cerebro se dividirá en tres partes: el cerebro anterior, el cerebro medio y el cerebro posterior. El primero es el responsable del razonamiento, la solución de problemas y la formación y retención de recuerdos. El cerebro medio retransmite las señales eléctricas a su destino final en el cerebro. Y el posterior se ocupa de la respiración, el ritmo cardíaco y el movimiento muscular.

A la vez las extremidades también siguen creciendo. Los brazos y las piernas ya aparecen, aunque parecen remos.

El tamaño del feto oscila entre los 4 y 8 milímetros de longitud, un poco más que el ancho de la uña del dedo meñique.

La mujer

Seguramente irá al cuarto de baño muy a menudo, Esto se debe a que los cambios hormonales y el aumento del riego sanguíneo hacen que su cuerpo produzca más líquidos, que luego ha de eliminar. Pero por ello no se debe beber menos agua; sino al contrario, es bueno beber más agua que antes.

Es posible que el médico le advierta de los riesgos de toxoplasmosis, una enfermedad que se transmite a través de la carne cruda o poco hecha y de las heces de los gatos. Esta infección es perjudicial para el feto, pero no para la madre (a menos que tenga debilitado su sistema inmunológico). Puede que haya padecido toxoplasmosis sin enterarse: si es así, ya está inmunizada. Pero si no, las posibilidades de coger esta enfermedad en la actualidad son pequeñas, siempre que se adopten las debidas precauciones.

Para ello, pida que la carne que vaya a ingerir esté bien hecha, lavándose las manos muy bien después de preparar la carne. Si realiza tareas en el jardín, lleve siempre guantes para evitar tocar por accidente las heces de algún gato. Si tiene un gato, no hace falta sacarlo de casa, basta con encargar a otra persona que cambie la arena durante el resto del embarazo.

Muchas mujeres se preguntan si su empleo puede afectar la vida del bebe. Generalmente la mayor parte de los trabajos no tienen ningún peligro para las mujeres embarazadas. Existen excepciones, como los trabajos que obligan a levantar objetos pesados o en los que se inhalan vapores de productos disolventes. Si es su caso, coménteselo al médico quien le indicará que precauciones tomar.