Calendario del embarazo

Tercer trimestre

Ya ha pasado con éxito dos tercios de su embarazo. El tercer trimestre del embarazo, que va de la semana 28 a la 40, es un período de gran crecimiento y desarrollo del bebé, ya que comienza a producir grasa bajo la piel, empezando a asemejarse al bebé que verá al nacer.

El bebe

Al final de la semana 28, su bebe puede medir casi 40 centímetros estirado, pesando entre un kilo y medio y dos kilos. Continuará subiendo de peso rápidamente, de manera que al nacer, pesará cerca de 3,5 kilogramos.

El feto empieza a tener un ciclo sueño-vigilia, pudiendo usted notar cuándo está despierto y moviéndose y cuándo está dormido y tranquilo. También es posible que note períodos de movimiento rítmico que seguramente se deban a que tiene hipo.

También empezará a chuparse el pulgar o a hacer movimientos de succión con su boca. Es su manera de practicar para saber mamar cuando nazca. Sus párpados ya no están unidos, por lo que puede abrirlos o cerrarlos con regularidad.

El bebé empieza a desarrollar la capacidad de ver y escuchar, y usted notará que responde a los estímulos que lo rodean, como los ruidos, la música, la luz o su voz.

Aspectos positivos y negativos

Como las anteriores etapas, hay aspectos positivos y otros negativos. Los primeros, son que ya ha pasado la etapa de las nauseas, y otras molestias. Cada día que pasa, notará como aumenta su expectación y emoción, sabiendo que el bebé está creciendo sano, sintiendo cómo se mueve y patea cada vez con más fuerza, y acercándose el momento del nacimiento. Es el momento de ir eligiendo un nombre, comprar ropa de bebé y disponer de todo lo necesario, ya que pronto lo tendrá en casa.

Los negativos se refieren a las molestias físicas que va a sentir, debido al aumento progresivo del tamaño y el peso del feto. Quizás se quede sin aliento cuando el bebé comience a presionar su diafragma y sus pulmones, siendo más difícil subir las escaleras o caminar rápidamente. También sufrirá dolores de espalda y esté más cansada, ya que la barriga le irá dificultando el movimiento. Por ello se tendrá que tomar con más calma la vida diaria, descansando cuando sea necesario.

Así mismo el tamaño de la barriga, puede molestarle al dormir, resultando difícil encontrar la posición adecuada.

También notará que va al baño más a menudo que nunca, a medida que el bebé va ejerciendo presión en su vejiga. Puede resultarle útil disminuir el consumo de líquidos antes de acostarse.

A muchas mujeres se les hinchan los tobillos y pies (también llamada edema) a causa de los fluidos adicionales en su cuerpo. Para aliviar la hinchazón coloque las piernas en alto cada vez que le sea posible.

En cuanto a la parte emocional, puede que se vuelva algo impaciente con esto del embarazo, deseando que el bebé salga de su útero de una vez, y lo tenga en brazos.

Tómelo con calma

Estas molestias físicas no se pueden evitar, por lo que relájese y no se exija mucho. No se sienta mal si tiene que pedir ayuda a sus amigos o miembros de su familia, ya que estarán encantados de dársela.

A continuación sugerimos algunas ideas para que el tercer trimestre le resulte más cómodo y satisfactorio:

Si el clima es agradable, salga a dar un paseo varias veces por semana. Esto supone varios beneficios: el aire fresco la animará, andar favorecerá su circulación sanguínea y disminuirá parte de los dolores y la rigidez que pueda tener.

Asistir a un curso de preparación para el parto donde aprenderá técnicas de relajación y ejercicios de estiramiento. Utilice en casa los ejercicios de relajación que le enseñen, junto con algunos estímulos visuales y música que le ayuden a relajarse.

Durante la noche, duerma del lado que más cómoda esté, usando cojines para apoyar sus muslos y su espalda. Descanse al menos siete horas cada noche y una siesta en el día para estar lo más descansada posible.

Lea todo lo posible sobre el parto, el nacimiento y los cuidados del bebé. Los conocimientos disminuirán sus ansiedades, preparándola para los acontecimientos que se avecinan.

Asista a todas sus citas prenatales semanales para que su médico conozca el avance del bebé a medida que se acerca la fecha del nacimiento. Saber que todo está bien le permite relajarse y disfrutar de las últimas semanas de embarazo.