Calendario del embarazo

Semana 20 del embarazo

El bebé

La sustancia cremosa llamada vérnix caseosa, ya cubre totalmente la piel del bebé a fin de proteger su piel del líquido amniótico.

El bebé comienza a darse cuenta del mundo que le rodea. Su cerebro ha desarrollado los centros nerviosos dedicados a sus sentidos, que por fin se ponen en funcionamiento. Ahora es más sensible a los cambios que se producen a su alrededor: los movimientos de la madre, los sonidos de su entorno e incluso el sabor del líquido amniótico.

Es probable que sienta al bebé dando vueltas y pataditas en su tripa. Es curioso saber que si también siente unas sacudidas rítmicas, es que tiene hipo. Si es verdad, casi todos los bebés tienen hipo en el útero. No se sabe porqué, pero seguramente se deberá a la inmadurez de un diafragma que sufre espasmos. No es perjudicial para el feto tener hipo, por lo que no se asuste.

Como se ha comentado en semanas anteriores, ya se aprecia el dibujo de cabello. A partir de ahora, comenzarán a salir algunos pelos de verdad, no lanugo. De todas maneras, casi todo este cabello comenzará a caérsele a las dos semanas del parto, para ir poco a poco creciendo el cabello permanente, que seguramente será de color más claro que el que tenía al nacer.

Los huesos del oído interno ya están totalmente formados y la nariz comienza a tomar una forma reconocible.

El feto mide unos 22 centímetros, pesando entre 220 y 250 gramos. Ya le cabe en la palma de la mano.

La mujer

Felicidades, ya ha pasado la mitad de su embarazo. Seguramente habrá pasado por diversas emociones en estos cuatro meses y medio. Su útero tiene tres veces su tamaño original. Podrá ver, al medírselo que el fondo está ahora al nivel del ombligo. A partir de ahora, el útero crecerá un poco menos de un centímetro cada semana hasta que dé a luz.

Si aun no ha visto a su bebe, seguramente le hagan una ecografía en la visita de mitad del embarazo (entre las semanas 18 y 22), para confirmar la fecha prevista para el parto, detectar ciertos defectos de nacimiento o comprobar que la placenta está en el sitio adecuado.

Ver la ecografía es emocionante, ya que podrá contar los dedos de manos y pies, averiguar el sexo (si es que quiere saberlo) y tener mayor tranquilidad de que todo va bien. Esta primera mirada a su pequeño habitante hará que ser madre le parezca más real. Pida una copia de la imagen de la ecografía para tener la primera foto del bebé, y enseñárselo cuando sea mayor.

Si su vida o trabajo son muy estresantes, es conveniente, tanto para usted como para el bebé tomarse algún momento de calma. Un poco de estrés es bueno ya que nos impulsa a actuar, pero si es constante y severo puede afectar negativamente a cualquier persona, y más si se está embarazada. Hay muchas maneras de combatir el estrés por lo que debe aprender alguna si lo necesita.