Calendario del embarazo

Semana 36 del embarazo

El bebé

Seguramente habrá oído que el bebé oye lo que sucede a su alrededor. Aunque todavía no sepa reconocer los sonidos, ni su significado, estudios recientes demuestran que los recién nacidos prefieren la voz de su madre a las de los demás.

También han descubierto que si el bebé escucha una determinada canción muchas veces mientras está en el útero, mostrará preferencia por esa canción al nacer. Por ello es buena idea, leerle cuentos en voz alta, o escuchar juntos sus canciones preferidas. El bebé sentirá ese momento especial que están juntos, tanto si aun está dentro del útero, como si lo sostiene en sus brazos.

Es un hecho conocido que hay que tener mucho cuidado con la cabeza de los bebés, ya que no es tan resistente como la de un adulto. Esto se debe a que los huesos que forman el cráneo todavía no están totalmente soldados, para que así pueda pasar más fácilmente por el estrecho cuello del útero. Es decir, los huesos se comprimen para pasar por el canal de parto sin daño alguno para el bebé o para la madre. Poco a poco se irán soldando durante el primer año de vida.

El feto mide unos 50 centímetros y pesa algo más de 2,5 kilos.

La mujer

Cada vez le costará más respirar. Esto se debe, a que su útero ha alcanzado mil veces su tamaño original, y al estar debajo de las costillas comprime los pulmones.

En la semana 36 puede que haya ganado 12 ó 13 kilos de peso, siendo probable que durante las siguientes cuatro semanas suba algún kilo más. También debe saber que esto no es siempre así, y que muchas mujeres no engordan nada en su último mes de gestación.

Puede que hay tenido suerte y que no haya sufrido hinchazón por el exceso de líquido (edema). Puede que durante este último mes de embarazo le aparezcan, o le aumenten si ya ha tenido. Para evitarlo, lo mejor es descansar siempre que se pueda unos minutos con los pies en alto o echada sobre el costado izquierdo. Estas posiciones mejoran la circulación sanguínea, poniendo en movimiento el líquido acumulado en las extremidades.

Debe saber que por beber menos agua no se evita esta molesta hinchazón. De hecho es bueno beber, ya que así se eliminan mejor los residuos a través de los riñones, se favorece el movimiento intestinal y se mantiene el volumen de sangre.