Calendario del embarazo

Semana 37 del embarazo

El bebé

La mayor parte de los bebés medirán unos 50 centímetros de largo, con un peso de entre 2,7 y 3 kg. No va a aumentar mucho más de peso, ya pero estas últimas semanas siguen siendo importantes, ya que todavía acumula 15 gramos de grasa al día.

Gracias a ella su cuerpo regulará mejor la temperatura, manteniendo un nivel adecuado de azúcar en sangre. El cerebro también continúa creciendo, así como el cráneo en el cual se aloja.

Puede que le parezca que el bebé está situado más abajo que las semanas anteriores, como si estuviera sentado en su pelvis. Este descenso, conocido como 'encajamiento', puede suceder algunas semanas antes del nacimiento. Lo bueno de esta nueva posición, es que puede que sienta un alivio de la presión sobre sus pulmones y su diafragma, siendo más fácil respirar.

La mujer

Lo malo es que este descenso tiene también una parte negativa. Respirará mejor, pero seguramente notará mayor presión en el bajo vientre y en la pelvis. Además, aunque su cuerpecito pese poco, basta para cambiar su centro de gravedad, sintiéndose algo más torpe que antes del encajamiento.

Como es lógico a medida que se aumentan las visitas de control, viendo a su comadrona todas las semanas.

En estas visitas vigilarán sobretodo su presión sanguínea, así como el control de la presencia de proteína en la orina, ya que una presión sanguínea elevada y la aparición de proteína en la orina pueden ser síntomas de preeclampsia (enfermedad del embarazo que puede ser peligrosa para usted y para el bebé).

En el caso de que el bebé venga de nalgas (aunque todavía pueda moverse), es posible que su obstetra le hable de las distintas posibilidades de parto entre ellas la cesárea, o de realizar una maniobra para intentar 'darle la vuelta'.

Solo el 5% de los bebés nacen en la fecha prevista, por lo que es una buena idea tenr la bolsa preparada por si se adelanta.

Es una buena idea coger solo lo imprescindible, ya que luego habrá que llevar todo de vuelta a casa. Un consejo: adquirir camisones o pijamas confortables (existen modelos con aperturas especiales para facilitar la lactancia), una bata cómoda, zapatillas o calcetines antideslizantes, un buen sujetador de lactancia, neceser y ropa de calle para usted y para el bebé.

No debe llevar tarjetas de crédito, joyas, ni su billetera. Está claro que debe llevar su tarjeta sanitaria, algún documento de identificación personal, y algo de dinero en efectivo para comprar lectura o bebida.

Algunas personas se preparan una lista con los números de teléfono de las personas a las que quieren llamar para darles la noticia. Muchos hospitales prohíben el uso de móviles, por lo que lleve monedas para la cabina de teléfono.

La persona que vaya a estar junto a usted en el parto debe acordarse de llevar la cámara y pilas de repuesto. El parto puede durar mucho tiempo, y es bueno que se lleve una muda de ropa y algunos artículos de tocador, porque quizá necesite darse una ducha entre tanto.

Si no ha empezado ya es bueno comprar algunas prendas para el bebé. Lo mejor son ropas con amplias aberturas, para que le sea más fácil vestirle, evitando ropa con lazos o elementos decorativos, ya que el niño podría atragantarse con ellos.